Benjamín C y D, tan brillantes como la mañana