El juvenil B no cae en la trampa.