Penalizaron demasiado los errores propios